Como en cualquier otro rubro, en la impresión comercial el tiempo es oro. Por eso, cuando se trata de elegir una impresora, siempre se apunta a un equipo que mejore la productividad y la calidad de los trabajos, optimizando todos los recursos posibles.

No es una novedad que las tecnologías de impresión avanzan rápidamente, por lo que cada vez hay más equipos que mejoran la producción, y es ahí donde nace la pelea por la mejor calidad en cuanto a acabado: ¿conviene usar equipos con tinta de látex o con tinta solvente?

Tinta solvente

Las tintas solventes, poseen un olor muy fuerte debido al tipo de solvente que se emplean en su formulación, son bastante agresivos y esto les permite poder utilizarse para imprimir sobre una gama de sustratos, entre las que se encuentran algunos de los vinilos y banners no laminados y más económicos. Además, permite obtener unos resultados de impresión de una calidad aceptable.  

Durante su utilización, deben observarse medidas de seguridad indispensables para preservar la salud de quienes laboran con este tipo de tintas. La extracción de aire es siempre indispensable puesto que las tintas solventes emiten gases que son potencialmente dañinos para el ser humano. 

Tinta de látex

Están destinadas a cumplir con el medioambiente, ya que no generan olores ni residuos tóxicos. Contienen agua, pigmento de color y látex como componente que facilita la adherencia de la tinta al material. También es muy resistente al rayado. 

Lo atractivo de esta clase de tinta es que el calor juega un papel fundamental a la hora de la impresión, porque protege los pigmentos y garantiza la durabilidad de las piezas.

En ese sentido, para el proceso de secado y lograr un curado inmediato, el alimentador de medios está equipado con calentadores que logran la temperatura ideal antes, durante y posterior a la impresión para maximizar la calidad de la imagen.

Con estas tecnologías trabajando en conjunto es que la tinta de látex tiene un secado rápido, a diferencia de los sistemas a base de tinta solvente, con una reducción de tiempo de al menos 5 horas, lo que permite una mayor productividad.

Con características como estas, las aplicaciones más comunes de la tinta látex suelen ser soportes tanto de interior como de exterior: recubrimiento de paredes y lonas, rótulos para exteriores y eventos, rotulación de vehículos, cartelería en punto de venta, aplicaciones retroiluminadas, textiles de uso temporal (tela, blackout, lona, tela de bandera, tela), etc. 

Con la tecnología propia de Ricoh integrada, la Pro L5160 con tinta de látex de curado rápido otorga el verdadero potencial de producción, ofreciendo una calidad de imagen excepcional, con colores vibrantes y versatilidad para aplicaciones más rentables.

Está diseñada para entornos de producción exigentes.

Obtené mayor productividad con nuestras soluciones de impresión. Contactanos para saber más.
No te olvides de compartir este post