En los últimos 20 años la tecnología revolucionó todos los sectores posibles, siendo el negocio de la impresión uno de los que más ha evolucionado. Al ser una industria que se fue reinventando con el paso de los años, hoy no se queda atrás con la transición hacia la impresión digital, el potencial de crecimiento para el negocio donde adaptarse a los nuevos tiempos es la consigna para sobrevivir al mercado.

Si nos ponemos a pensar, como en toda mejora, la impresión digital trae consigo los beneficios que buscamos para el negocio: reducción de tiempo y costes, estandarización de los procesos, un menor margen de error; aspectos que se alinean con las tendencias de las industrias de impresión de tiradas cortas y la necesidad de ofrecer valor agregado, lo que hace más atractiva la idea de transición de la impresión offset a la digital. 

 

Reconfiguración

 

La impresión comercial es uno de los mercados en donde la transición del offset a lo digital está irrumpiendo con más fuerza, lo que se da por dos componentes que la convierten en una opción clave para las imprentas comerciales: calidad y precio competitivos, además de procesos más rápidos. 

Además, un aspecto positivo de esta reconfiguración es la posibilidad de hacer todo tipo de trabajos, desde medianos y pequeños, en todo tipo de soportes y con tiradas más cortas. Una forma de aportar personalización, eficiencia y creatividad al sector.

No obstante, si bien la impresión digital acumula innovaciones, el offset sigue siendo el sistema predominante en la especialidad de la impresión comercial, aunque la tendencia actual es mejorar todas las plataformas digitales resaltando la importancia que tiene para el futuro de la impresión comercial. 

Al respecto, un informe de RCC Casalts Consultants del 2017 indica que la impresión offset en 2015 tenía el 90% de participación de mercado en América Latina, frente al 7% de la digital. Se visualiza que, en 2025, el offset decrecerá a una participación del 75% mientras que la impresión digital se incrementará hasta el 15.2%.

No hay dudas de que la industria de la impresión es versátil y cambiante, y es justamente la versatilidad de la impresión digital, especialmente en el sector de impresión comercial, la que trae consigo un abanico de oportunidades. Invertir en equipos digitales es clave cuando se busca el valor agregado, además de mantener la competitividad en los tiempos modernos.

No te olvides de compartir este post